» Refrescos

¿Para qué sirve el gas de los refrescos?

El anhídrido carbónico es un gas inocuo que producimos todos los seres humanos al respirar.

En las bebidas cumple importantes funciones, actúa como conservante, intensifica el sabor, el aroma, aporta acidez y da efervescencia a la bebida.

El gas de las bebidas, incluidos los refrescos, no tiene ninguna caloría, y tiene un efecto saciante que, en algunos casos, puede ayudar a mitigar el apetito.