» Nutrición y obesidad

Bebidas refrescantes

El principio básico de la nutrición es que “no existen alimentos buenos ni malos sino dietas equilibradas o desequilibradas”. De esta manera, y de acuerdo a la evidencia científica e instituciones como la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Europea, la causa de la obesidad no es el consumo de un alimento o bebida en concreto –tampoco las bebidas refrescantes- sino el desequilibrio entre las calorías consumidas y gastadas.

Por tanto, los refrescos no son causa de obesidad. Diversos estudios científicos han demostrado que no se puede establecer una relación entre su consumo y el sobrepeso. En España el Estudio AVENA* (Alimentación y Valoración del Estado Nutricional en Adolescentes) elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este estudio realizado sobre 1.523 adolescentes españoles de entre 13 y 18 años, concluye que “los consumidores de bebidas azucaradas presentan un Índice de Masa Corporal (IMC) similar a los no consumidores”.

El consumidor puede elegir entre una gran diversidad de bebidas refrescantes, según sus gustos o necesidades. De ellas, el 30% son light, con poco más de cero calorías. Además, en la última década los fabricantes han reducido un 22% las calorías por cada 100 ml. de producto.

 

-------------

*Gómez-Martínez S, Martín A, Romero J, Castillo M, Mesena M, Baraza JC, Jiménez-Pavón D, Redondo C, Zamora S, Marcos A, “Is soft drink consumption associated with body composition?” A cross-sectional study in Spanish adolescents”. Nutr Hosp. 2009; 24(1): 97-102