» Hidratación

Beber sin sed

La sed es que la señal que envía el cerebro cuando existe una pérdida del equilibrio hídrico, es decir, una ligera deshidratación. Al faltar el agua en las células, éstas se contraen y avisan generando la sensación de sed. Por eso es importante beber antes.

Además, en muchas ocasiones la sed puede desaparecer. Por ejemplo, con la edad. El mecanismo de termorregulación se va deteriorando con el paso del tiempo y provoca una disminución de la sed. Es lo que les ocurre a las personas mayores que, al no sentir sed, les cuesta beber lo necesario y pueden no estar bien hidratados con el riesgo que ello implica para la salud.

Al practicar actividad física muy intensa se producen grandes pérdidas que pueden arrastrar también sales minerales. Y en esta situación, en muchas ocasiones, no se reponen porque la sed puede desaparecer cuando el desequilibrio hídrico es significativo.