» Etiquetado

Información nutricional

La información nutricional obligatoria que debe desglosar la etiqueta incluye:

  1. El valor energético del producto
  2. Las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Cuando proceda, se podrá incluir una indicación, al lado de la información nutricional, señalando que el contenido de sal obedece exclusivamente al sodio presente de forma natural en el alimento.

Además de esta información nutricional obligatoria, se puede completar con la indicación específica de su contenido en uno o varios de los siguientes ingredientes:

  • Ácidos grasos monoinsaturados
  • Ácidos grasos poliinsaturados
  • Polialcoholes
  • Almidón
  • Fibra alimentaria
  • Cualquier vitamina o mineral de las que figura en la legislación, siempre que esté presente en cantidades significativas según lo definido

La información nutricional es útil para seguir una dieta equilibrada y variada que es aquella que aporta los nutrientes y la energía que necesita una persona para desarrollar sus actividades cotidianas. Por eso, los especialistas consideran que “no existen alimentos buenos ni malos” sino dietas equilibradas o desequilibradas.

Según las recomendaciones de las autoridades sanitarias, los hidratos de carbono deben representar entre el 50 y el 60% de la energía total, las grasas no deben suponer más del 35% (30% si son saturadas), y las proteínas entre un 10 y un 12%.

Las necesidades energéticas y de nutrientes varían de unas personas a otras según su edad, sexo, peso, nivel de actividad física, etc.

  • Un niño debe ingerir, aproximadamente, de 1.200 a 3.000 calorías diarias.
  • Un adolescente, entre 2.200 y 3.000 calorías.
  • Una mujer adulta, entre 1.800 y 2.200 calorías.
  • Un hombre adulto, entre 2.200 y 2.700 calorías.

Las calorías ingeridas deben estar en relación con las que se gastan. Sin embargo, actualmente, los cambios en los hábitos alimenticios y la disminución en la actividad física han provocado desequilibrios entre el aporte y el gasto de energía.

Con el etiquetado nutricional se informa a la población con datos básicos sobre los alimentos que componen su dieta para, de este modo, ayudar a divulgar la importancia de mantener unos buenos hábitos de alimentación, acompañados de actividad física.              

La “Ingesta diaria recomendada” es la cantidad mínima que se debe consumir de un nutriente para mantenerse sano. Se hacen unos cálculos estimados medios teniendo en cuenta diversos estudios científicos, aunque las necesidades también pueden variar en función de múltiples situaciones fisiológicas y de actividad.

La etiqueta también contienen información sobre el valor nutricional y las propiedades saludables de los productos.

  • La “alegación nutricional” es la que indica que un alimento tiene propiedades nutricionales benéficas y específicas relacionadas con el aporte energético o por los nutrientes o ingredientes que contiene. Existe una lista de “alegaciones nutricionales” definida por las autoridades. Entre ellas están, por ejemplo: light, natural, sin grasa, alto contenido de grasas, bajo contenido de sal, fuente de fibras, etc.
  • La “alegación de propiedades saludables” indica que una categoría de alimentos, un alimento o sus componentes tienen propiedades beneficiosas específicas, fundamentadas en datos científicos. Son las que han sido evaluadas y reconocidas como positivas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Se recogen en el Reglamento (UE) No.432/2012 de 16 de mayo de 2012, por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y a la salud de los niños.
  • La “alegación de reducción de riesgo de enfermedad” es la que afirma, sugiere o dan a entender que una categoría de alimentos, un alimento o sus componentes reducen un factor de riesgo de una enfermedad. La EFSA las evalúa y aprueba caso por caso.