» Envases

Diseño sostenible

En el sector de las bebidas refrescantes se comercializan fundamentalmente los siguientes tipos de envases primarios (es decir aquellos envases destinados al consumidor o también denominados envases de venta) y que se diseñan teniendo siempre en cuenta la sostenibilidad y minimizando sus impactos; en su proceso de fabricación, transporte o su generación de residuos posterior:

- Botellas de vidrio

- Botellas de plástico PET (Polietileno Tereftalato)

- Latas de acero o aluminio

 

Uno de los principales retos al que se enfrenta el sector de las bebidas refrescantes es compatibilizar la minimización del impacto ambiental de sus envases en sus diferentes formatos con el cumplimiento de los exigentes requisitos de calidad, seguridad e higiene alimentaria a los que están sometidos sus productos.

Así las empresas del sector trabajan en reducir el impacto derivado de los consumos asociados a la producción y el transporte de envases y de la generación de residuos tras el consumo de bebidas por el consumidor final. Pero los envases también presentan beneficios ambientales, como la reducción de la generación de desperdicio alimentario en las fases de venta y consumo, ya que garantizan el óptimo estado del producto durante más tiempo.

Además el sector ha adquirido una serie de compromisos ambientales hasta el año 2020 entre los que se encuentran los siguientes objetivos relacionados con los envases:

- Incorporar criterios de sostenibilidad en el diseño de envases para reducir el consumo de materiales y minimizar el impacto asociado a su producción y consumo.

- Fomentar el reciclaje y la reutilización de envases, utilizando materiales adecuados para estas modalidades de gestión y participando con las entidades responsables de las mismas

- Seguir avanzando en la aplicación del Código de Conducta de UNESDA (Union of European Soft Drinks Associations) sobre la reciclabilidad de los envases de PET.

El sector destina gran parte de sus recursos a la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i), adaptando los envases a las necesidades de los consumidores y a sus hábitos de consumo, dándole al consumidor la libertad para elegir en cada momento el envase que mejor se adapte a sus necesidades.

 

Las empresas del sector de las bebidas refrescantes llevan años trabajando en el diseño sostenible, desarrollando y fabricando de envases cada vez más ligeros.

El peso medio de los diferentes envases utilizados en las bebidas refrescantes (PET, acero, aluminio y vidrio) se ha reducido paulatinamente durante los últimos años mediante un uso más eficiente de los materiales.

El Kr/Kp es un índice basado en la relación porcentual entre el peso de envase puesto en el mercado y el peso de producto al que acompaña, siendo “Kr” la cantidad total, en peso, de los residuos de envase generados en un año y “Kp” la cantidad total, en peso, de productos envasados consumidos en el mismo año.

  • Este indicador, que permite realizar el seguimiento cuantitativo del desempeño en prevención de residuos de envases de bebidas refrescantes, se ha reducido un 14%  entre los años 2010-2017.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto, la industria de bebidas refrescantes ha reducido el peso de sus envases en un 22% entre los años 2000 - 2017, debido a las medidas de ecodiseño implantadas en todos los formatos y materiales, cómo se observa en el siguiente gráfico:

 

 

Puesto que los envases son necesarios para la distribución y consumo de bebidas refrescantes, su diseño ha de tener en cuenta estos impactos e incluir criterios y medidas que los minimicen para garantizar su sostenibilidad. El diseño sostenible es una buena práctica por la que los envases consiguen reducir su impacto ambiental, sin alterar las características del producto y respetando su calidad y seguridad.

En lo que se refiere al diseño sostenible o ecodiseño de los envases debe guiarse por la regla de las 3 erres:

- Reducir: La reducción del peso de los materiales utilizados en los envases supone la reducción de los impactos asociados a su producción y transporte

- Reutilizar: La utilización de envases reutilizables (que tras su uso, y después de someterse a exhaustivos procesos de lavado, pueden ser utilizados de nuevo como envases) reduce también la demanda de nuevos materiales y los consumos asociados a su manufacturación.

- Reciclar: El uso de materiales reciclables (que tras su consumo pueden ser reciclados para la fabricación de otros productos) y reciclados (que proceden del tratamiento de otros productos y utilizados) reduce la demanda de nuevos materiales para la fabricación de envases.