» Energía

Eficiencia energética

La optimización en el consumo energético es uno de objetivos clave en el sector, ya que permiten la minimización de los impactos ambientales derivados de su actividad y suponen una reducción de costes, mejorando la eficiencia y la rentabilidad.

A pesar de no ser una de las industrias más intensivas en consumo energético, el sector de las bebidas refrescantes lleva años incorporando medidas de eficiencia energética en sus procesos.

El consumo energético total se ha reducido un 17% entre 2010-2017. En 2017, el consumo de energía se situaba alrededor de los 0,40 MJ por litro de producto fabricado.


La electricidad es el consumo energético más relevante, ya que es la energía que hace posible el funcionamiento de la mayoría de los equipos, y que supone alrededor de la mitad del total. Los principales consumos se producen en los compresores de aire (utilizados principalmente para el soplado de envases) y en los sistemas de refrigeración.

  • El 88% de la energía eléctrica que consumo el sector procede de fuentes renovables

Prácticamente la totalidad del consumo energético restante corresponde al consumo de gas natural, utilizado en las calderas para la producción de vapor y agua caliente.

El sector de bebidas refrescantes se ha comprometido a reducir un 20% el ratio de consumo de energía por unidad de producción para 2020 respecto al año 2010, mediante el seguimiento y control de los consumos, la optimización de procesos y la utilización de equipos eficientes

Las empresas del sector están trabajando por aumentar su competitividad y la sostenibilidad ambiental de su actividad, mediante la eficiencia energética y el aprovechamiento de energías renovables.

Las medidas implantadas en materia de eficiencia energética consisten principalmente en compra de equipos más eficientes, cambios en procesos (por ejemplo, cambios en los parámetros de funcionamiento de los equipos), cambios en la iluminación y gestión energética.

Los consumos que más se están reduciendo son los de gasóleo, fueloil y propano. En algunas plantas, el uso de estos combustibles en calderas está siendo sustituido por gas natural, el combustible fósil con menor impacto ambiental en términos de emisiones por unidad de energía producida:

- Muchas compañías han sustituido sus sistemas convencionales de iluminación por otros más eficientes como la tecnología LED, que además de suponer un consumo energético significativamente menor, presenta una vida útil más larga

- En la adquisición de nuevos equipos se tiene en cuenta la eficiencia energética de los mismos, para lograr reducir el impacto ambiental de su utilización y minimizar los costes de operación.

- La gestión energética consiste en las actividades de análisis y control del consumo energético (mediante la realización de auditorías energéticas), enfocadas al diagnóstico energético de las instalaciones en un momento determinado y a la implantación de las mejoras identificadas en el análisis.

- Es en los equipos más antiguos en los que se suelen introducir cambios en determinados parámetros de funcionamiento para reducir su consumo energético.

- Para reducir el impacto derivado del consumo energético de las plantas, las empresas del sector ya están invirtiendo en el aprovechamiento de energías renovables, como energía solar fotovoltaica, solar térmica y geotérmica. Además, algunas ya están comprando electricidad con certificado de origen, que garantiza que la energía comprada procede de fuentes renovables.