» Refrescos y gastronomía

Maridaje

A la hora de armonizar los alimentos y bebidas refrescantes, los expertos coinciden en que la clave es el equilibrio. La similitud, el contraste y la complementariedad son las tres variables fundamentales.

La cola remite a una gastronomía de sabores potentes. Su dulzor acaramelado y su capacidad para estimular la percepción a través de su acidez, así como la propiedad del gas carbónico de limpiar las papilas gustativas antes del siguiente bocado, la hacen compatible con:

  • Cordero: piernas rellenas de frutos secos, asado
  • Carnes rojas a la parrilla
  • Cerdo: jamón al horno, cochinillo asado
  • Aves: foie; patés especiados
  • Ahumados de pescado: salmón, arenques

Por su predominio del dulce sobre lo ácido, sus fuertes notas cítricas y su capacidad para mostrarse compatible con sabores fuertes, puede ofrecer un buen resultado con:

  • Vinagretas con miel
  • Elaboraciones con cilantro
  • Rábano dulce (Daikon)
  • Especias fuertes: curry, páprika, especias chinas
  • Ensaladas: hojas de roble, lollo rosso, achicoria
  • Postres de frutas

Posee una fresca acidez, así como toques cítricos de limón que la identifican y la fortalecen a la hora de enfrentarse a sabores intensos. Por todo ello, armoniza con:

  • Pescados fuertes: cabracho, cangrejo, etc.
  • Vinagres balsámicos, Módena
  • Berujas, alfalfa, brotes de apio
  • Salsas mahonesa, mostazas
  • Dulces consistentes con jengibre: galletas, bizcochos
  • Postres de fruta

Por su refrescante equilibrio entre la acidez y el dulzor, combina a la perfección con:

  • Macedonia de frutos del mar
  • Sushi
  • Ensaladas de legumbres (lentejas, alubias) con jengibre
  • Postres con manzanas verdes ácidas (Granny Smith, Reineta)
  • Filetes de pavo (brasa, plancha) con salsa de soja

 

Por su suave amargor, su capacidad refrescante y la intensidad de sus aromas, la tónica  puede resultar muy placentera acompañada con: 

  • Frutos secos, aceitunas aliñadas
  • Ahumados: pescados, carnes
  • Algunas conservas: huevas de pescado, sardinas picantes, escabeches
  • Tomates al horno con queso
  • Frituras de pescado: boquerones

Las gaseosas se caracterizan por sus matices cítricos, una acidez moderada y un suave sabor a lima, todo ello dominado por un fondo dulce. Esto las hace compatibles con:

  • Salsas picantes, chiles, guindillas
  • Frutos secos salados, almendras, maíz
  • Arroces al horno
  • Pastas acompañadas de hierbas aromáticas (albahaca, orégano) y frescas (rúcula, canónigos)
  • Tempura (de verduras, pescados, mariscos)

La combinación de sabores amargos y dulces, así como su original y compleja combinación de aromas herbáceos, podría dar lugar a espléndidas combinaciones, por similitud o por contraste, con:

  • Aperitivos de frutos secos
  • Alitas de pollo caramelizadas
  • Fajitas
  • Mojamas, huevas de bacalao
  • Reducciones con vinos olorosos