» Bebidas refrescantes y economía

Arrastre en otros sectores

El sector de las bebidas refrescantes tiene un fuerte arraigo en España. Los procesos de producción se hacen “in situ” y tanto las pequeñas empresas como las grandes multinacionales tienen una base muy local en la producción y la distribución. Esto hace que ocupe un lugar destacado en la economía española, uniendo el impacto directo y el arrastre en otros muchos sectores.

Destaca la compra de materias primas al sector agrícola, como cítricos o azúcar, materiales de envasado, sistemas de producción, transporte de mercancías, servicios de publicidad y marketing. También los canales de venta, los supermercados, pequeños comercios, grandes superficies y, muy especialmente, los bares, restaurantes y otros puntos relacionados con el turismo.

Por todo ello, supone el 1,4% del PIB en España, con un impacto económico de más de 12.000 millones de euros, 64.000 puestos de trabajo, directos e indirectos, y otros muchos más que dependen en gran medida de la comercialización de bebidas refrescantes.

El empleo inducido es otro aspecto a destacar, ya del millón de empleados del canal HORECA (hoteles, restaurantes, cafeterías), más de 315.000 trabajan en establecimientos centrados únicamente en la distribución de bebidas. En el caso de la distribución se estima un empleo inducido es de más de 21.000 trabajadores.

Aportación al PIB español

1,4%

Facturación

12.000 millones

Empleo indirecto

64.000